* * * DUENDES * * *
¿Qué son los duendes?


    También se los llama como "Espíritus de la Naturaleza". Si usted no es reacio a los conceptos científicos, le puedo explicar la naturaleza física de los duendes.
    También los podemos llamar "la fauna de submateria".
    ¿Qué es la submateria? Es un concepto nuevo en física. Nuestro grupo de investigadores está trabajando en estos momentos en lo que llamamos "control eléctrico de la gravedad". Hemos logrado generar gravedad artificial. Y hemos encontrado que la física de hoy ha estado en un grave error. Según la Teoría de la Relatividad, el espacio es vacío y no existe medio conductor de luz. (Entonces; ¿qué conduce la luz???) Según la teoría que nos condujo al control eléctrico de la gravedad, el espacio está compactamente lleno de partículas subatómicas millones de veces más pequeñas que las partículas nucleares. Los llamamos "eterones". Los eterones son los "ladrillos" de los fotones, electrones, neutrones, mesones, etc. Estas partículas pueden ser ionizadas por una tensión de más de un millón de voltios. O sea, existen y son usables.
     El tema se desarrolla en control de gravedad; si la teoría que usamos es útil (toda teoría es ciencia-ficción) entonces podemos afirmar que existe una estructura de sub-átomos, que son los "ladrillos" de las partículas nucleares y de los fotones, que son la versión inorgánica de lo que podemos llamar como "química eterónica". La versión orgánica es algo compleja; las células de los seres vivos, además de la compleja estructura atómica orgánica (proteínas, enzimas, ADN, etc.), poseen su estructura subatómica. En una máquina Kirlian se observa que esta componente es capaz de desviar la trayectoría de los iones. La tecnología de estas máquinas ya es conocida.
     O sea, todo ser biológico que conocemos tiene células de átomos y de sub-átomos: de eterones. La parte orgánica de eterones es extremadamente compleja.
    Ahora bien, tal parece que también existen seres vivos (de estructura compleja, orgánica, con características de una verdadera fauna) cuyo cuerpo no contiene átomos, sino solamente eterones. Material eterónico orgánico. Una fauna invisible (no son de partículas cuánticas como los átomos) y pueden compenetrar la materia atómica. Esto no es una cosa extraordinaria; los neutrones son materia cuántica atómica y un neutrón lento puede atravesar una pared de cemento de un metro de espesor sin interaccionar casi nada. Si se sumerge en agua un material plástico cuyo coeficiente de refracción es igual a 1,333 tal material es totalmente invisible bajo el agua. Una pared de este material puede ser una broma pesada para un buzo que choca contra la misma.
     De modo que la invisibilidad y la compenetrabilidad se pude observar con la materia común también.
     Volviendo a los duendes, supongamos la existencia de una fauna de materia eterónica de complejidad orgánica, independiente de las células de átomos, como las nuestras.
    Estos seres tienen libertad de movimiento, conciencia, actividad como nosotros. Pero no los vemos (muchos animales sí los ven) y pueden atravesar una pared o una puerta cerrada. Probablemente, pueden percibir la materia atómica como tenues nubes transparentes. Y (esto ya asusta), en ciertas condiciones, pueden mover la materia común.
    Suelen ser de diversos tamaños, desde milímetros hasta metros. Suelen tener formas como pompones de muchas prolongaciones, motas de algodón, o formas con tentáculos. No sabemos cómo, pero son capaces de percibir imágenes de nuestra mente y tratar de formar figuras humanas. Estas figuras suelen ser las que los humanos imaginan de cómo son los duendes. Y ¡Atención! Muchas personas que los ven creen que es su imaginación o una alucinación. Y en muchas ocasiones lo son. Pero hay casos comprobados donde los vieron varias personas y hasta se los fotografió. (Creo que una cámara digital no tiene alucinaciones...) La forma de pequeñas hadas, enanos barbudos, niños traviesos de pocos centímetros y formas similares son comunes.
     Una cuestión importante es el grado de inteligencia que tienen. Dada la gran dificultad de comunicarnos con ellos, es difícil saberlo. Es una forma de vida que permite llegar (y superar) la inteligencia humana, ya que la complejidad de la materia eterónica es mucho mayor que la atómica. Puede haber seres de inteligencia (y fuerza) mucho mayor que la humana, en especial los de la Naturaleza.
    Veamos la cuestión tamaño. Nosotros, los seres terrestres (no acuáticos) de muchos kilos de peso, tenemos un límite de tamaño. Un ser humano de 6 metros de alto comparado con uno de 2 metros, pesaría 27 veces más, pero solamente tendría 9 veces más fuerza. No podría ponerse de pie y se le romperían los huesos. Las ballenas crecen a tamaños inmensos porque sumergidos en el agua no tienen el problema del peso. Por eso, el límite de tamaño es la que impone la cantidad de comida que pueden conseguir.
    La fauna de eterones (de los que los duendes son subespecies) no tienen que comer como nosotros y la gravedad no los afecta porque "flotan" en el medio eterónico. Hasta pueden hacer viajes espaciales, si logran sobrevivir en el espacio. Los hay del tamaño de árboles, casas y... montañas... Y puede mover materia común. En el mar, a veces aparece una ola de 30 metros. Según los cálculos de probabilidades, en un mar de olas de 5 metros (muy común en el océano) para que aparezca un monstruo así pasan mucho más de mil años. Los satélites climáticos suelen detectar decenas por día. Hay terremotos inexplicables. Predecir la erupción de volcanes con semanas de anticipación es casi imposible. O sea, además de los fenómenos conocidos, hay muchos ejemplos de "no sabemos por qué apareció esta ola" o "por qué se movió la tierra" o "por qué ese tornado persiguió a tal persona".
     La fauna de eterones que más se ve son los simpáticos y juguetones habitantes de algunas casas o jardines. Hay muchos que se hacen amigos de algunas personas. Los "duendes domésticos" son inofensivos; no son malos. No son "espíritus malignos"; son simplemente seres que desconocen a los humanos y solamente les gusta llamar la atención. No conocen las emociones humanas y no saben lo que es el miedo; se divierten con las reacciones humanas. Asustan a personas susceptibles y les encanta el efecto que causan, como chicos traviesos, sin tener noción del daño que hacen. La maldad como lo entienden los humanos es netamente humana. Los duendes NO son malos, solamente irresponsables por ignorar los efectos emocionales que causan a los humanos. Ellos no sienten dolor como nosotros y no conocen el miedo a ser heridos o muertos.
... Todo ser vivo tiene emanaciones de materia eterónica orgánica. Parece que nosotros tenemos emanaciones que no les gustan. Por eso, los "grandes" evitan las ciudades (no siempre). Les encanta la música, especialmente la melódica. Sabemos de casos en que una persona salió al bosque, lejos de las zonas habitadas, con un equipo de audio potente y se puso a tocar un órgano, o a ejecutar grabaciones. Unos nunca volvieron, dejando el equipo desparramado como por un tornado; otros volvieron mentalmente trastornados por el susto; y la mayoría, volvió sin novedad alguna (por suerte para ellos).
    Supongo que también debe haber seres así de tamaños cósmicos. Prefiero no pensar en ellos...
     Pero le sugiero no hablar de duendes a personas escépticas que, por una muy deficiente cultura en ciencias, no tienen base para entender todo lo de arriba.
    La mayoría de las personas rechaza el concepto de la existencia de la fauna eterónica; por la misma razón rechazan la existencia de civilizaciones extraterrestre. Esta razón es el MIEDO. Y respecto a los seres de eterones de la Naturaleza (los GRANDES), el miedo es muy comprensible.
    Una última sugerencia: NO trate de hacer el experimento con el equipo de audio en el bosque...


Retorno a entrada